La diabetes y los problemas de salud bucal

La enfermedad más severa en las encías se llama periodontitis. En esta etapa, las encías comienzan a separarse de los dientes. Se forman bolsas entre los dientes y las encías. Estas se llenan de gérmenes y pus, y se vuelven más profundas. Cuando esto sucede, es posible que necesite cirugía en las encías para salvarle los dientes. Si no se hace nada, la infección destruye el hueso alrededor de los dientes. Es posible que se le comiencen a mover o soltar los dientes. Tal vez se le caigan los dientes o sea necesario extraerlos.

¿Existe una relación entre la diabetes y las enfermedades en las encías?

Muchos de los casi 30 millones de estadounidenses que tienen diabetes se sorprenderían de saber que las enfermedades en las encías son una de las complicaciones atribuidas a la diabetes. Los estudios demuestran que las personas con diabetes tienen mayor incidencia de enfermedades en las encías y estas se suman a la lista de otras complicaciones relacionadas con la diabetes, tales como enfermedades cardíacas, derrames y problemas renales.

¿Es un círculo vicioso?

Estudios recientes también indican que existe un círculo vicioso entre la diabetes y las enfermedades avanzadas en las encías. Las personas con diabetes no solo son más susceptibles a tener enfermedades avanzadas en las encías, sino que estas pueden afectar el control de la glucosa en la sangre y contribuir al avance de la diabetes. Los estudios indican que las personas con diabetes corren un mayor riesgo de problemas de salud bucal como gingivitis (enfermedad de las encías en su etapa inicial) y periodontitis (enfermedad avanzada de las encías). Las personas con diabetes corren un mayor riesgo de periodontitis porque generalmente son más susceptibles a infecciones bacterianas y tienen menor capacidad de combatir las bacterias que invaden las encías.

El Informe sobre la Salud Bucal del Director General de Sanidad afirma que la buena salud bucal es un aspecto integral de la salud en general. Así que asegúrese de cepillarse y usar hilo dental correctamente, y hágase chequeos dentales con regularidad.

Si tengo diabetes, ¿tengo mayor riesgo de problemas dentales?

Si su nivel de glucosa en la sangre no está bien controlado, tendrá mayor probabilidad de tener una enfermedad avanzada en las encías y perder más dientes que las personas sin diabetes. Como con todas las infecciones, una enfermedad avanzada en las encías puede ser un factor que causa el aumento de la glucosa y dificulta el control de la diabetes.

Otros problemas bucales relacionados con la diabetes incluyen candidiasis, una infección causada por un hongo que crece en la boca, y sequedad de la boca, que puede causar dolor, úlceras, infecciones y caries.

¿Cómo puedo prevenir problemas dentales relacionados con la diabetes?

En primer lugar, contrólese el nivel de glucosa en la sangre. Luego, cuídese bien los dientes y encías, y hágase chequeos cada seis meses. Para controlar la candidiasis, una infección con hongos, contrólese bien la diabetes, evite fumar y, si usa dentaduras, sáqueselas y límpielas a diario.         El buen control de la glucosa también puede ayudar a evitar o aliviar la resequedad en la boca causada por la diabetes.

¿Qué puedo esperar en mi chequeo? ¿Debo decirle al dentista que tengo diabetes?

Las personas con diabetes tienen necesidades especiales, y su dentista e higienista están equipados para satisfacer esas necesidades, con su ayuda. Mantenga informados a su dentista e higienista de cualquier cambio en su estado de salud y si está tomando algún medicamento. Posponga cualquier procedimiento dental que no sea de emergencia si no tiene bien controlada la glucosa.

Tratamiento y cuidado

La diabetes es una enfermedad común, pero cada persona tiene necesidades particulares respecto al cuidado. Alentamos a las personas con diabetes y sus familiares a aprender todo lo posible sobre las últimas terapias y estrategias médicas, como también las opciones para un estilo de vida saludable. Una buena comunicación con su equipo de expertos puede ayudarlo a sentirse en control y responder a necesidades cambiantes.

El control de la glucosa en la sangre

La glucosa (azúcar) en la sangre es un indicador esencial de su salud.

 

 

Medicamentos

Es posible que su médico le recete algún medicamento para ayudarle a lograr valores de glucosa en la sangre adecuados y mantenerse dentro de esos valores. Hay diferentes tipos de medicamentos para la diabetes que funcionan de distinto modo para bajar el nivel de glucosa en la sangre.

Su médico puede recetarle más de un medicamento para ayudarle a estar dentro de los valores adecuados. Algunas personas con diabetes tipo 2 usan pastillas e insulina, o sólo insulina.

Explore: Tratamiento y cuidado de la salud bucal en la diabetes.

  • Higiene y salud bucal

En este momento la cantidad de bacterias en su boca es mayor que la cantidad de personas en el mundo. Si esos gérmenes penetran las encías, tendrá una enfermedad en las encías. Desafortunadamente, si tiene diabetes, usted corre mayor riesgo de tener problemas en las encías. Si la glucosa en la sangre no está bien controlada, esto podría aumentar la probabilidad de tener problemas de las encías.

Enfermedades en las encías y placa

Cuando usted tiene una enfermedad en las encías, los gérmenes destruyen el tejido de las encías (gingival) y el hueso alrededor de los dientes. Comienza con la placa. La placa es una capa pegajosa de alimentos, saliva y gérmenes. Tiende a depositarse cerca de las encías. Allí, los gérmenes enrojecen las encías, las vuelven sensibles y hacen que tiendan a sangrar.

El objetivo de cepillarse y usar hilo dental a diario es eliminar la placa. Cuando la placa no se limpia, se endurece y forma sarro. El sarro se acumula debajo de las encías. Se forma más placa encima del sarro. Solo su dentista o higienista dental puede eliminar el sarro de los dientes.

Si no se elimina la placa y el sarro de inmediato, las encías le pueden sangrar incluso cuando se cepilla delicadamente. Esto se llama gingivitis. Es la primera etapa de la enfermedad en las encías. Para combatir la gingivitis:

  • cepíllese bien y use hilo dental a diario, y
  • hágase limpieza de los dientes por lo menos dos veces al año en el consultorio del dentista.

Si no le hace caso a la gingivitis, la inflamación de las encías empeorará.

La forma más severa de la enfermedad en las encías se llama periodontitis. Cuando llega a esta etapa, las encías comienzan a separarse de los dientes. Se forman bolsas entre los dientes y las encías. Estas se llenan de gérmenes y pus, y se vuelven más profundas. Cuando esto sucede, es posible que necesite cirugía en las encías para salvarle los dientes. Si no se hace nada, la infección destruye el hueso alrededor de los dientes. Es posible que se le comiencen a mover o soltar los dientes. Tal vez se le caigan los dientes o sea necesario extraerlos.

Señales de advertencia

Por si fuera poco, la diabetes puede empeorar las cosas. La placa es la principal causa de las enfermedades en las encías. Pero la diabetes también puede contribuir. La diabetes puede disminuir la capacidad de la boca de combatir gérmenes. Un alto nivel de glucosa puede hacer que los problemas en las encías empeoren. Al mismo tiempo, las enfermedades en las encías pueden dificultar el control de la diabetes.

A menudo las enfermedades en las encías no causan dolor. Quizá incluso no sepa que la tiene sino hasta que el daño es serio. La mejor forma de combatirla es ir al dentista con regularidad.

Incluso si la enfermedad en las encías no le causa dolor, debe tener en cuenta estas señales de advertencia.

  • Sangrado de las encías cuando se cepilla o usa hilo dental. Este sangrado no es normal. Incluso si no le duelen las encías, hágase ver.
  • Encías rojas, hinchadas o sensibles.
  • Encías que se separan de los dientes. Es posible que se vea parte de la raíz de los dientes o que estos parezcan más largos.
  • Pus entre los dientes y encías (cuando se presiona las encías).
  • Mal aliento.
  • Dientes permanentes flojos o separados uno del otro.
  • Cambios en la manera en que los dientes encajan cuando muerde.
  • Cambios en el ajuste de dentaduras parciales o puentes.

Si observa alguna de estos síntomas, vaya al dentista.

Preguntas frecuentas

 ¿Las personas con diabetes tienen un riesgo más alto de tener enfermedades en las encías?

Sí. Las personas con diabetes corren un mayor riesgo de enfermedades en las encías y otros problemas dentales. La diabetes puede debilitar la capacidad de combatir gérmenes en el cuerpo y la boca, y un alto nivel de glucosa puede hacer que empeore la enfermedad en las encías. Al mismo tiempo, las enfermedades en las encías pueden dificultar el control de la diabetes.

 Además de enfermedades en las encías, ¿qué otros problemas de salud bucal pueden presentarse en las personas con diabetes?

Si bien las enfermedades en las encías son el problema más común, tener diabetes también hace que tenga tendencia a otros problemas de la boca como infecciones, aftas, mala cicatrización y resequedad. Recuerde, el buen cuidado dental puede hacer que tenga una boca sana y una sonrisa que durará toda la vida.

 ¿Un mal control de la glucosa en la sangre puede contribuir a que tenga una enfermedad en las encías?

Sí. Un alto nivel de glucosa hace que empeoren las enfermedades en las encías. Al igual que todas las infecciones, las enfermedades en las encías pueden ser un factor que causa el aumento de la glucosa y dificulta el control de la diabetes.

 ¿Les debo decir al dentista e higienista que tengo diabetes?

Sí. Las personas con diabetes tienen necesidades especiales. Mantenga informados a su dentista e higienista de cualquier cambio en su estado de salud y si está tomando algún medicamento. Posponga cualquier procedimiento dental que no sea de emergencia si no tiene bien controlada la glucosa.

 ¿Cómo sé si tengo periodontitis, una enfermedad avanzada de las encías?

A menudo las enfermedades en las encías no presentan síntomas. Quizá incluso no sepa que tiene una sino hasta estar en la etapa avanzada cuando ya hay mucho daño. La mejor forma de combatirla es ir al dentista con regularidad.

 ¿Cuál es el primer indicio de una enfermedad en las encías?

La primera etapa de la enfermedad de las encías es la gingivitis y, si no se atiende, puede convertirse en la forma más severa de enfermedad de las encías, conocida como periodontitis. Cuando esto sucede, es posible que necesite cirugía en las encías para salvarle los dientes.

 ¿Cuáles son los indicios de gingivitis o piorrea avanzadas?

Algunos indicios de gingivitis o piorrea avanzadas son:

  • Encías que sangran o que están rojas, hinchadas o sensibles.
  • Encías que se han separado de los dientes.
  • Pus entre los dientes y encías (cuando se presiona las encías)
  • Mal aliento
  • Dientes permanentes flojos o separados uno del otro.
  • Cambios en la manera en que los dientes encajan cuando muerde
  • Cambios en el ajuste de dentaduras parciales o puentes

Si tiene alguno de los síntomas anteriores, vaya al dentista.

 ¿A qué porcentaje de adultos les da gingivitis o una enfermedad en las encías alguna vez en la vida?

Aproximadamente 80% de los adultos tiene una enfermedad en las encías en algún momento. ¡Es mucho más común de lo que usted piensa!

 ¿A qué edad comienzan las enfermedades en las encías por lo general?

Las enfermedades en las encías pueden comenzar a cualquier edad. Los niños y adolescentes que tienen diabetes corren un mayor riesgo de enfermedades en las encías que quienes no tienen diabetes.

 ¿Cómo puedo prevenir los problemas dentales asociados con la diabetes?

En primer lugar, su nivel de glucosa en la sangre debe estar bien controlado. Luego, cuídese bien los dientes y encías, y hágase chequeos cada seis meses.

Consejos adicionales sobre el cuidado bucal para las personas con diabetes

  • Hágase un examen dental cada seis meses o con la frecuencia que le indique el profesional correspondiente.
  • Dígale a su dentista o higienista que tiene diabetes y si tiene cualquier otro problema médico.
  • Cepíllese durante dos minutos al día con pasta de dientes con un ingrediente antibacteriano/antigingival para ayudar a prevenir la gingivitis y que ha sido aceptado por la Asociación Dental de Estados Unidos.
  • Comuníquese con su dentista o higienista si observa cualquiera de estos síntomas de una enfermedad en las encías:
  • Encías que sangran o que están rojas, hinchadas o sensibles
  • Encías que se han separado de los dientes
  • Cambios en la manera en que los dientes encajan cuando muerde
  • Tiene pus entre los dientes y las encías.
  • Constante mal aliento o mal sabor en la boca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *